AgendaTlaxcala

¿Por qué le pegan al PEEVU?

Estoy convencido que es por una cuestión ideológica
Domingo 06:05 pm, 11 Feb 2018.
José Sergio Barrales Domínguez
agendatlaxcala
129 lecturas | 0 comentarios
¿Por qué le pegan al PEEVU?

Estoy convencido que es por una cuestión ideológica, en la que predomina como característica en quienes atacan a ese programa, el gusto por el poder y la ambición de dinero.

¿Qué es el PEEVU? Es el Programa Especial de Extensión y Vinculación Universitaria que surgió después de solicitar en el año 2015, el apoyo a diputados y a un senador, miembros de dos partidos diferentes, para que se proporcionaran recursos económicos a la Universidad Autónoma Chapingo (UACh) que le permitiera cumplir con uno de los mandatos que están plasmados en la ley que la crea. La solicitud no fue bien recibida por algunos diputados, quienes consideran que la universidad tiene un excelente presupuesto, pero por fortuna algunos otros si vieron con buenos ojos la posibilidad de apoyar a Chapingo, reconociendo en la universidad un referente en la educación agrícola superior. Me encanta resaltar, que en una reunión amplia de diputados durante la gestión, las opiniones de mujeres fueron bastante halagadoras para nuestra institución, y me comentan que su participación posterior fue decisiva para darnos recursos extraordinarios.

Con el trabajo realizado desde el PEEVU en diferentes comunidades del país, se da respuesta a varios ciudadanos que se sorprenden de que Chapingo realice en estos tiempos de modernidad, trabajo comunitario que ayuda a la solución de problemas en las zonas rurales. Creíamos que Chapingo ya estaba cargado a la derecha, opinó un extensionista egresado de otra institución educativa, al escuchar algunos resultados que se han tenido directamente con los productores y por la manifestación pública de la necesidad de impulsar al campo.

El año 2015 fue el último año en que se han otorgado recursos adicionales a la universidad, por un monto de 90 millones de pesos, a pesar de tener presiones para reducir la plantilla laboral para  eliminar el déficit presupuestal que viene desde hace muchos años y que alcanza hoy, montos superiores a los 100 millones de pesos. Me informan sin tener una evidencia escrita, que desde la Secretaría de Hacienda en su momento no se ubicaron los recursos extraordinarios para hacer trabajos de extensión y vinculación, de tal manera que, dejando libre su distribución al interior de la universidad, se terminó destinando 50 millones de pesos para cubrir algunos aspectos del déficit presupuestal que se tiene, y el resto para el programa especial de vinculación.

Aunque no soy historiador, recuerdo aunque no literalmente, la buena noticia de una Diputada Federal, quien me informó que ya se había otorgado un dinero adicional para llevar a cabo el trabajo que se había planteado. No es lo que usted pidió. No fue fácil, pero le informo que todos los partidos estuvieron de acuerdo y que nadie le vaya a vender la idea que por gracia de una persona se dio ese recurso. ¿Todos los partidos nos apoyaron?, pregunté. Sí, fué la respuesta. Ante la duda, hice otra pregunta, ¿Incluido el PAN?, Si. Incluido el PAN. La pregunta la hice porque se ha quedado registrado en la historia la intención del Presidente más Zorro de este país, de destruir a varias instituciones ligadas con el campo mexicano, intención que fue contenida con el Movimiento del campo no Aguanta Más.  

El primer paso fue conformar un comité que administrara el recurso del PEEVU, que tuviera como misión clave, difundir que el nuevo programa se regiría por algunos principios y condiciones para recibir financiamiento del programa especial: 1) No considerar al financiamiento a proyectos de extensionismo como un complemento al salario; 2) Realizar trabajos en las comunidades rurales de acuerdo a las necesidades planteadas por las mismas; 3) incorporar a los estudiantes en trabajos de vinculación para reforzar su formación profesional y personal; 4) Evitar que con los proyectos planteados se viva de la pobreza.

Esos principios son de fondo, porque se busca encontrar universitarios con compromiso para resolver problemas en el país y tener hambre de sentir la satisfacción de ayudar a otros. La Comisión del PEEVU agregó que preferentemente se llevaran innovaciones a las zonas rurales y se tuvieran resultados a corto plazo.

El programa arrancó y poco a poco se realizaron trabajos a nivel individual, con asociaciones civiles y grupos de productores. La firma de convenios ha sido amplia, pero el trabajo no se condiciona a ello, siendo la necesidad de la gente la que determina el trabajo. En el primer año inmediatamente se destacaron algunos proyectos de impacto social importante. Uno de ellos fue el de captación de agua de lluvia, que para mí solo tenía aplicación para la producción de hortalizas bajo cubierta. Llevar pequeños invernaderos a comunidades rurales para producir alimentos, era un trabajo ya realizado por algunas instancias del gobierno federal, de tal manera que justificar hacerlo desde la universidad estaba solo el demostrar que se pueden hacer a bajo costo, es decir, al costo real. Cuando algo que cuesta un peso se cobra a 20 por ser un proyecto innovador que ayudará a los pobres, es un caso de cómo vivir a nombre de la pobreza.

Cuando la necesidad de una comunidad no era el acceso a los alimentos, sino la falta de agua para uso doméstico, parecería que no hay la posibilidad de ayudar ya que se piensa de inmediato en la perforación de un pozo, establecimiento de la red de distribución de agua y una fuente de energía que mueva todo. Sin embargo, la experiencia de un profesor en infraestructura de captación de agua de lluvia fue certera y oportuna con el PEEVU: utilizó los techos de las viviendas como área de captación de agua de lluvia, la canalizó a una cisterna hecha con ferrocemento, subió el agua a un depósito con una bomba mecánica y utilizó la gravedad para distribuir el agua hacia un lavadero. Pero lo más importante, es que incorpora un filtro de agua que le permite a la gente disponer de agua potable. ¿Habrá alguien capaz de objetar éste tipo de resultados de beneficio para la gente? Pues si los hay: el rector es un populista por andar dándole eso a la gente, dijo un consejero universitario, quien asegura que es una vergüenza andar haciendo esto.

Habrá que preguntarle a 14 millones de mexicanos que no tiene acceso al agua, si este populismo realmente es una vergüenza. Por cierto, no es el Rector quien aporta eso, es el trabajo de un grupo de profesores y estudiantes que hoy tienen la satisfacción de sentirse útiles ayudando a la gente. Quien critica a este programa, es un referente de profesor que ha lucrado por años a nombre de la miseria en el campo mexicano, disfrutando de jugosos proyectos externos sin dejar la totalidad de la retribución patrimonial que a la institución le corresponde.

El eje más importante en la agricultura actual, no es la alta competitividad como dicen los modernos, es el grado de sustentabilidad que la soporta. La mayoría, a excepción de Trump y sus seguidores, han planteado como una preocupación las variaciones ambientales a nivel mundial, de tal manera que, algunos investigadores alertan que de no atenderse ese problema, a largo plazo desaparecerá el hombre en la tierra, pero a corto plazo la falta de alimentos será el principal problema.

La construcción de biodigestores para familias de escasos recursos que utilizan la engorda de animales como generador de ingresos económicos y como alimento, aporta mucho a la sustentabilidad. La idea la conocí de un profesor a quien se le sugirió postular su proyecto al PEEVU, donde le dieron financiamiento. El resultado es que se construye el biodigestor a bajo costo utilizando geomembrana que ahora se consigue con facilidad en el país, calculando su tamaño de acuerdo al número de animales en la unidad familiar. Con el tiempo se obtiene metano que se almacena en el biodigestor, mismo que se conduce con mangueras hasta la cocina de la familia para utilizarlo en la preparación de alimentos. Los efluentes, han resultado un fertilizante foliar de amplio espectro en su uso.

El uso del gas puede ser en la cocina, un baño u otra actividad que implique el uso de una fuente de calor como podría ser un taller para elaborar conservas, ates o productos lácteos. Aquí la pregunta es, ¿habrá quién objete este tipo de proyectos que impacta en la economía familiar y la sustentabilidad del ambiente? Pues sí, si los hay. Ya los veremos cuando se defienda el presupuesto al PEEVU en el pleno del H. Consejo Universitario, que son los mismos que se han beneficiado de financiamiento a proyectos a nombre de los pobres. Se les ha dado financiamiento del programa y los resultados han sido magros y fuera del propósito del PPEVU.         

 ¿Quién puede ignorar que ante los problemas de baja productividad en el campo y la presencia de plagas y enfermedades que mutan hacia razas o individuos cada vez más agresivos debido al cambio ambiental, es necesario dar una respuesta como institución que hace también investigación? Hoy, hay profesores que analizando el comportamiento de microorganismos en el suelo y en la planta, ahora mejoran la descomposición de materia orgánica o potencian la liberación de minerales que los hace disponibles a las planta y elevan su productividad. El combate a la roya del café o el manejo orgánico de cítricos con el empleo de microorganismos, también son campos de la aplicación del conocimiento que están en desarrollo ya con efectos inmediatos en algunas partes del país.

Bueno, a pesar de éstos y muchos otros resultados de proyectos de vinculación con productores de zonas rurales, un grupo de consejeros universitarios, que ahora les llamo eternos porque toda la vida han estado enquistados en el H. Consejo Universitarios, han decidido quitarle el 25% del presupuesto al PEEVU y desplazar a dos miembros del Comité del PEEVU para ser sustituidos probablemente por aduladores o amantes del dinero ajeno. ¿Qué buscan? La pregunta parece ociosa, pero es de fondo para los tiempos que se viven en el país y en la universidad, ya que al controlar la distribución de presupuesto logran obtener favores en procesos de elección popular. De mi parte, espero que al momento de discutir este asunto en el pleno del consejo universitario, prive el interés institucional y no permita que ese pequeño grupo de interés que se ha caracterizado por buscar el beneficio personal, logre una vez más, manipular a su antojo el presupuesto universitario.

Por lo pronto, reconozco a los H. Consejeros Universitarios que ayer 8 de febrero del año 2018, impidieron que en mi ausencia en la sesión de consejo universitario, me llamaran la atención por escrito y que constara en actas, por la cancelación de la sesión del pasado día seis, con el argumento de que no tengo atribuciones para ello. Si lo anterior lo demuestran, que apliquen la sanción que corresponda pero sin violentar el derecho constitucional que todo mexicano tiene de defenderse. Pretender hacer eso a mis espaldas y ante mi ausencia, es de cobardes y poco ético. Que se me juzgue por no permitir que me manipulen como a otros rectores, y por pedir, sin éxito, que se rompa el control que hoy tienen sobre los recursos del Patronato Universitario. Por eso, hoy van por los recursos del PEEVU.

Durante el pleno del H. Consejo Universitario donde se discutirá este asunto, espero que los consejeros universitarios estén a la altura del interés institucional y además de contribuir a mejorar el PEEVU, apoyen la solicitud hasta hoy negada, para que el Patronato Universitario informé sobre los recursos propios e impida que se sigan pagando compensaciones económicos con fines de amistad solo porque un consejero universitario instruyó hacerlo.

De lo contrario, si están de acuerdo en que debo hacerme a un lado de la rectoría, es la oportunidad de que unan fuerzas y demuestren que son ganadores, tal como se les inculca en los cursos de superación personal. Ante el fracaso de quitarme de la Rectoría mediante la implementación de un plebiscito basado en mentiras y torciendo los procedimientos que los regulan, los conmino a que vayan hoy 9 de febrero a las doce horas a la Contraloría General Interna para apoyar al Contralor, porque me presentaré en esa instancia a dar cumplimiento de un citatorio en el que me informan que inician una investigación en mi contra, basados en un desacato al H. Consejo Universitario.

Con gusto enfrentaré los cargos que se me imputen, pero en el fondo lo que les duele a los manipuladores del poder al interior del H. Consejo Universitario, es que no pueden seguir disfrutando del presupuesto universitario tan abierto como lo hacían antes, a pesar de que no se ha logrado un control total, ya que a través del Patronato Universitario se dan compensaciones económicas extraordinarias a quienes les sirven de ejecutores en mi contra. En cambio, para los abogados del Departamento Jurídico, que los encontramos en la noche, de madrugada, durante el día, siempre atendiendo a estudiantes que se accidentan, se enferman o que son víctimas de la inseguridad, sin tiempo para andar de aduladores con quienes ejercen el poder, les ha sido negada una compensación instruida desde la Rectoría.

Espero ganarme a pulso el llamado de atención que piden los eternos en el consejo universitario y también espero en poco tiempo librar el procedimiento de responsabilidad administrativa en mi contra que hoy inicia la Contraloría General Interna. A pesar de todos estos distractores, no dejaré de atender las responsabilidades del cargo, tales como resarcir los daños por los sismos y las negociaciones contractuales con los sindicatos, como acciones inmediatas que demandan la atención de toda la administración central. 

San Bernardino, estado de México a 9 de febrero del año 2018.

Te podría interesar...

¿Por qué le pegan al PEEVU?

0 comentarios


Publica tu comentario

Puedes publicar comentarios aún sin registrarte.
Nombre

e-mail, NO será publicado.

Sexo

Comentario * 200 caracteres


Podcast